Como os contabamos la semana pasada, esta reforma es total. Si la cocina ya os pareció espectacular, el cambio del aseo, las zonas comunes y el salón os van a parecer impresionantes.

Comenzamos por el aseo que en un principio estaba en el pasillo de la vivienda, como el dormitorio principal no tenia baño, optamos por cerrar la entrada del pasillo y darle acceso desde el dormitorio principal, para conseguir el efecto “suite” en esta habitación. Queríamos que aunque el aseo fuese pequeño, tuviese fuerza y personalidad, para ello las baldosas del suelo que escogimos, son un gres porcelanico de vives de 20×20 y los alicatados de la pared son piezas de 7,5×30 en blanco mate con la junta en blanco y colocados a trabajunta  (excepto la pared del toallero que va colocada a espiga para que darle mas personalidad). El techo se ha pintado en uno de los colores que lleva el suelo , concretamente  en color nube y la encimera está hecha a medida en mármol compac blanco nieve con lavabo sobre encimera y grifería en negra.

¿Echamos un vistazo al antes y al después?

Antes:

Después:

Si leísteis el post de la semana pasada de la reforma de la cocina de esta casa, os contabamos que desde la entrada se veía la cocina y ella distribuía al pasillo, las zonas comunes y el salón. Nuestra prioridad para esta casa era dar mas sensación de amplitud y aprovechar la luz natural, por eso las paredes se pintaron en blanco nieve y la carpintería (que es diseño propio) también va en blanco, al igual que el rodapie de DM de 12,5 cm. Para romper la uniformidad, escogimos el color madera para el suelo laminado. Por último y para darle el toque industrial y de continuidad a la cocina, dejamos en el salón los pilares vistos en hormigón que tanto nos gustan.

¿Nos acompañáis a ver el cambio?

Antes:

Después: