La reforma que os traemos hoy es muy especial para nosotros (y no solo por el resultado que ha sido espectacular), sino porque nació incluso antes de tener la vivienda.

Nuestros clientes nos pidieron que les acompañasemos a ver una casa que aún no habían comprado, pero de la que les encantaban la ubicación y posibilidades. Cuando la visitamos con ellos nos dejo ver en lo que se iba a convertir, cada muro, cada habitación nos dejaba ver más allá y supimos que era la casa perfecta para ellos.

Este fue el plano que les hicimos en cuanto salimos de la casa y que les decidió a comprarla. Podéis ver la redistribución de espacios que se hizo: fuimos adelantando metros desde la entrada y la convertimos en lo que veréis luego

Esta reforma se merece varios posts, así que hoy comenzaremos por la cocina. Como véis en el plano de la izquierda, la cocina es lo primero que encontramos nada mas entrar en la casa e incluía una despensa, una terraza lavadero y un baño. Decidimos prescindir de la despensa y que el baño original y la terraza se convirtiesen en un baño de invitados con acceso independiente. Para conseguir más luz, lo primero que hicimos fue reconvertir la puerta en un cierre de hierro y vidrio en color blanco, que además de servir para mejorar la entrada, permitía un mayor paso de luz natural. El suelo elegido fue un porcelanico imitación a madera a rayas negro y blanco, que se compenetra perfectamente con la pared pintada en gris antracita y el espectacular paño de papel pintado que es el corazón de esta cocina. Una encimera en compac blanco, los muebles en gris liso y los tiradores han hecho el resto.

Pocas cocinas dicen tanto como esta…….queréis ver como era y en lo que se ha convertido?

Antes

Durante

Después