Una cocina abierta y en negro impresionante…

Cuando alguien hace suya una parte de la casa, convertirla en “el lugar perfecto” es su máxima prioridad. Nuestros clientes de hoy  tenían clarisimo que querían que la cocina fuese el corazón de la casa. La propietaria de esta vivienda pasa mucho tiempo en ella sola o acompañada de su familia y quería que no fuese una estancia aparte, sino una parte esencial de la misma.

Ya que desde la misma entrada de la casa se ve la cocina, nuestra primera propuesta fue eliminar la puerta de acceso e incluir un cierre de hierro y vidrio que permitiera la visibilidad desde la cocina a la entrada y viceversa; A las escaleras que están justo en la entrada, se les quito la barrandilla y se convirtieron en el soporte del cierre. Para conseguir la integración completa de la cocina, derribamos el muro que la unía con el salón y así la integramos completamente.

Los suelos  de 65×65 en porcelanico “lapatto” (color gris antracita) han sido los elegidos para esta cocina, que además incluye una peninsula (con una potente campana extractora para minimizar los olores), para aumentar la zona de trabajo.

Los muebles están hechos en Tmatt, un material de alta calidad y con un acabado mate precioso que da el toque moderno a la cocina. La encimera, de mármol compac en blanco, contrasta perfectamente con los muebles y el techo negros y con los electrodomésticos de aluminio. La luminaria se compone de dicroicos con aro negro de luz cálida (imprescindible para crear un ambiente acogedor) y dos lamparas de cristal.

Como sabemos que estáis deseando verla,  os ponemos primero la cocina finalizada para que disfrutéis las imágenes y después el “antes” y el “durante” para que podáis compararlas….

Después

Durante

Antes

Gargil 4