Convertir un pequeño baño anticuado, en todo un homenaje al estilo frances del siglo XVIII  fue la reforma que realizamos en esta vivienda que necesitaba un cambio total.

Los azulejos con “Toile de Jouy” de la casa Peronda, son el hilo conductor de este cambio ya que por si solos consiguen transformar cualquier ambiente; son diferentes entre si (hay ocho motivos distintos) y fueron colocados de tal manera que en ninguno de los cuatro lados se repitiera el dibujo. Los azulejos de la parte inferior de la pared, simulan la madera, al igual que el suelo (que con un tono wengüe le da un toque actual al baño sin romper la estética) que consiguen completar un cálido y acogedor ambiente.

Para ampliar visual y fisicamente el espacio, la bañera fué sustituida por un plato de ducha al que se le incorporó una mampara “sin perfil” hecha a medida y totalmente translucida. En lugar de poner un lavabo de pie, se decidió poner un lavabo sobre-encimera y aprovechar el espacio inferior con un mueble de dos cajones para que nuestros clientes pudiesen guardar toallas y productos de aseo ( ya que la falta de espacio de almacenaje era una de las carencias principales del baño) y realizamos un espejo a medida que acompañase al color del mueble y ocupase el espacio justo; tanto la grifería,  como la base de los apliques son de diseño moderno y metálico (una de las tendencias en decoración para 2016)  ambas contrastan con las pantallas (de estilo más clásico) por una parte y los tiradores en latón del mueble inferior por otra.

Os dejamos unas fotos para que veáis el desarrollo de la obra…

¿Qué os parece?….os animáis con el estilo que enamoro a María Antonieta?

 

ANTES:

 

DESPUÉS: